La actuación se efectúa con especies hipoalergénicas, que van a mejorar la sostenibilidad y la belleza del ambiente, van a aumentar la biodiversidad y la masa arbórea de la zona

El Municipio de Alcobendas ha empezado la rehabilitación paisajística de la rotonda Juan Antonio Samaranch con el objetivo de prosperar la sostenibilidad de sus plantaciones y la belleza del ambiente. Esta rotonda está ubicada en la confluencia de la Avenida Olímpica con la Avenida de la Ermita, al lado del Arroyo de la Vega y lleva desde marzo de veinte once el nombre del que fuera presidente del Comité Olímpico De España (COE) a lo largo de más de 2 décadas.

Los obreros ya han empezado con los primeros trabajos de esta actuación que concluirá en el mes de abril puesto que tiene un plazo de ejecución de 5 semanas. En la parte central de la rotonda se sostiene la localización de la bandera olímpica, sobre una zona de pradera con forma de doble punta de flecha, en la que se plantarán 4 magnolios y 4 palmeras ‘cyca revoluta’. Apartando esta parte central y los 2 casquetes laterales, se ha desarrollado una zona de áridos ornamental, que va a tener una bonita delimitación perimetral de arbustos de photinias, y 4 macizos de flor de temporada en sus extremos. El busto dedicado a Samaranch va a estar en un lateral de la circunferencia, sobre una pequeña zona de pradera y 4 ejemplares de manzano y peral de flor, como en el otro lado de la circunferencia al lado de una agrupación circular de palmeras. Todas y cada una son especies hipoalergénicas que aumentan la biodiversidad del ambiente y la masa arbórea en este punto significativo del Arroyo de la Vega.

La rotonda Juan Antonio Samaranch se inauguró el veintinueve de marzo de dos mil once en un emotivo acto al que asistió el hijo del que fuera presidente del COE y contó con la presencia de múltiples atletas como José Martínez Pirri, Laura Muñoz, Raquel Corral, Óscar Peña y Samuel Trives. El Municipio le dedicó una rotonda en honor a su obra, personalidad y recuerdo, apenas un año tras su fallecimiento a los ochenta y nueve años. El decreto de denominación resaltó “su aportación a la transmisión de los valores del deporte por lo general y del compromiso particularmente en la mejora de la educación de los pueblos y su contribución al desarrollo de la sociedad y por su lucha por un planeta en paz, en el que impere la amistad y la entendimiento entre todos y cada uno de los pueblos”.