Se trata de un procedimiento terapéutico a base de inyecciones en el leño del árbol, no invasivo, de simple manejo, bajo costo y gran eficiencia.

El Municipio de Alcobendas termina de comenzar una campaña de tratamiento contra la procesionaria del pino usando la moderna técnica de la endoterapia vegetal.

Sin fumigación
Se trata de un tratamiento terapéutico a base de inyecciones en el leño del árbol con un producto fitosanitario que no daña los tejidos, con lo que no se considera invasivo para el arbolado.
Otras ventajas de este procedimiento es que requiere un equipo de simple manejo y tiene un costo razonable, con una eficiencia que, en dependencia de los casos, puede lograr los 3 años.

La endoterapia es un procedimiento inocuo para la salud de las personas y animales, como resalta la concejal de Medio Entorno, Cristina Martínez (Partido Socialista): “como se aplica en el sistema vascular del árbol, evita los tradicionales tratamientos aéreos de fumigación o bien pulverización de productos químicos, muy frecuentemente peligrosos para el medioambiente, el suelo y el agua”.

La procesionaria es un insecto que presenta un estado larvario en primavera, se nutre de las hojas de los árboles donde anidan -normalmente pinos, cedros y abetos- formando los conocidos bolsones. Con la llegada del calor pueden aparecer en zonas urbanas con rebosantes árboles como parques públicos en largas procesiones formadas por decenas y decenas de ejemplares.