El Municipio y la Comunidad de la capital de España han abordado los inconvenientes de los accesos a Alcobendas, en una asamblea mantenida el pasado treinta y uno de enero con el consejero de Transportes, Ángel Garrido, para solucionar uno de los grandes desafíos de la ciudad: la movilidad.

La construcción de la variación de la A-1, y de un carril autobus-vao, hasta su conexión con la M-treinta, fueron las primordiales demandas que se pusieron encima de la mesa. Estas medidas calmarían el tráfico de la nacional y darían solución a los más de cien automóviles que acceden a diario a la urbe. En la asamblea participaron el regidor de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera; el vicealcalde, Miguel Ángel Arranz; y el concejal de Movilidad, Aitor Retolaza.

“Para el Equipo de Gobierno es una prioridad que el inconveniente de los atascos permanentes quede resuelto en esta legislatura. La Consejería de Transportes ha tomado nota de esta reivindicación municipal, a la que urge dar una contestación, y aguardamos que se establezcan los mecanismos precisos y suficientes para progresar la circulación por la A1. De momento, proseguiremos buscando diálogo y acuerdo institucional, con esta y otras administraciones, como con el Ministerio Fomento”, ha manifestado el regidor de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera.

El segundo punto abordado en el encuentro con el consejero de Transportes, Ángel Garrido, fue la incorporación de Alcobendas en internet de parking disuasivos de la Comunidad de la villa de Madrid. En nuestros días el ayuntamiento se halla en la segunda fase y la integración podría generarse a fines de legislatura.

Para el vicealcalde, Miguel Ángel Arranz, “es esencial que las 2 administraciones trabajemos de forma conjunta para calmar la congestión de automóviles de los trabajadores que en horas punta entran y salen de la urbe. Los parking disuasivos son, indudablemente, una buena solución y desde el Consistorio estamos efectuando ya estudios sobre cuál sería la localización más idónea”.

Los responsables municipales pidieron la adición del Metro Norte al programa de ampliación de la hora de cierre nocturno de fines de semana, una medida que favorecería a los vecinos, en especial a la juventud de Alcobendas.

Asimismo, se trasladó a la Consejería la posibilidad de integrar al ayuntamiento en el proyecto “Parada a demanda”, en aquellas líneas de buses nocturnas a su paso por Alcobendas, como sucede en otras urbes de la Comunidad de Madrid; la gratuidad de la R2 y la M-doce, en los tramos que unen el término municipal de Alcobendas con la M-50; o bien posibles soluciones al transbordo en 3 Olivos.