Se trata de un programa que han llevado a cabo a lo largo de todo el curso en el CEIP Antonio Machado

El CEIP Antonio Machado de Alcobendas ha llevado este curso un renovador proyecto así como la Unidad Canina de la Policía Local. Se trata del Proyecto de intervención y acompañamiento canino en el sala TEA, una experiencia conduzco de mejora educativa que tiene como propósito la inclusión y normalización de los pupilos con Trastorno del Fantasma Autista. El día de hoy ha tenido sitio una exhibición en el patio del centro escolar en la que han participado 3 de los perros de la unidad canina: Duque, Siro y también Iron como policías, pupilos, progenitores y profesores del centro. Ha contando asimismo con la presencia del regidor de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa y de múltiples concejales que han querido conocer el desarrollo de este proyecto de primera mano.
Entre el estudiantado del instituto Antonio Machado hay veinticinco pupilos con necesidades educativas singulares de los que 5 son pupilos con Trastorno del Fantasma Autista (TEA) que son atendidos en un sala concreta de escolarización, a la que han llamado sala de Las Estrellas. Las terapias con perros ofrecen a las personas con TEA seguridad y les ayuda a centrar los estímulos mejorando la atención. Entre las ventajas de esta terapia está el incremento de las habilidades sociales, la mejora de la concentración y la atención, el incremento de la autoestima, la minoración de conductas de fuga como del agobio y la ansiedad y el incremento de la tolerancia a la frustración y la ayuda a la adaptación de nuevos ambientes.
Durante 9 sesiones han trabajado con Duque, el cánido de la unidad canina, y los logros logrados son muy significativos y satisfactorios, en tanto que “los pupilos han conseguido acrecentar sus interactúes sociales y gozar de instantes clave, como poder presentar todos y cada uno de los objetivos trabajados con duque a su conjunto de compañeros, incrementando así su autoestima y reduciendo la ansiedad que este género de actuaciones supone para cualquier niño autista. Otro elemento esencial logrado, ha sido el incremento de la atención sostenida y el grado de concentración en las distintas actividades que han realizado…”, conforme se recoge la memoria del proyecto.
“Al principio me daba temor mas ya no. Me chifla tocarlos y pasearlos” afirma Javi, uno de los pupilos con TEA que participan en el programa. Óscar, otro de estos pupilos, resalta que “los perros son seres muy singulares y estoy muy orgulloso de haberme audaz y haber aprendido a hacer cosas con ellos”.