El concejal de Economía y Hacienda, Ángel Sánchez Sanguino, ha anunciado la preparación de un Plan de Choque con cincuenta y ocho medidas urgentes para corregir el colapso de la administración del Municipio de Alcobendas, debido a la inacción permanente del precedente gobierno del PP. Desde la concejalía de Economía se ha analizado el departamento de Contratación y se ha elaborado un informe que refleja una serie de malas praxis en la administración, heredadas de los precedentes gestores de Partido Popular. La primordial conclusión de este informe es que la administración padece un colapso provocado por la inactividad del precedente gobierno popular, que ha provocado grandes contrariedades en el momento de ejecutar el presupuesto y, por lo tanto, ha repercutido en los programas municipales, en los servicios públicos, en las inversiones y en el mantenimiento de la urbe que se ha visto gravemente perjudicada.

El concejal de Economía, Ángel Sánchez Sanguino, ha criticado que “la falta de planificación y de coordinación en los tiempos de las licitaciones impidió dar luz verde a ciento veinticinco contratos”. Son contratos precisos para la administración, como aplicaciones de soporte informático o bien de suministro energético, y contratos de oferta de servicios a la ciudadanía, como los diecinueve pendientes del Patronato de Bienestar Social, entre aquéllos que se halla el de distribución de comida a los centros de personas mayores. “Alcobendas sufre un retraso en el pago de estas ayudas por el hecho de que el departamento de contratación no fue dotado de los medios suficientes. Ni tan siquiera contaba con un registro centralizado para conocer el volumen de expedientes en curso”, apunta el edil. Además de esto, ha explicado que el número de expedientes que dejaron retrasados se deberá abordar durante este año dos mil veinte. “Al tratarse de un número tan preocupantemente elevado, la administración proseguirá con demoras a lo largo de todo este ejercicio”.

Según Ángel Sánchez Ángel Sanguino, “lo más grave de esta situación es que en el mes de octubre del dos mil diecisiete el Partido Popular fue informado de las consecuencias en un informe elaborado por la propia área de organización del Municipio. “Un documento que advertía de las serias consecuencias en la contratación y del que hicieron oídos sordos”, ha reprochado Sánchez Sanguino y, ha subrayado que “este desastre no se solventa en 2 mañanas”.
Los retrasos en la tramitación de expedientes afectan a todos y cada uno de los y las vecinas. Repercuten en la capacidad de ejecutar, o sea, de gastar las inversiones previstas para la urbe y que se pierden. En dos mil dieciseis se dejó de ejecutar el sesenta con seis por ciento . En dos mil diecisiete el setenta y 2 con seis por ciento y en dos mil dieciocho el ochenta y tres con cuatro por ciento . “El Partido Popular ha dejado una administración con muchos inconvenientes y pocas soluciones y es muy lamentable que, en los últimos tiempos, no se haya ejecutado prácticamente nada de las inversiones previstas”, ha puntualizado el concejal de Economía.

El Gobierno municipal trabaja en un Plan de Choque
Para poner punto y final a esta situación, el concejal de Economía, Ángel Sánchez Sanguino, ha anunciado la preparación de un Plan de Choque que priorizará cincuenta y ocho medidas urgentes para corregir la situación de demora que sufre la administración. “La finalidad es normalizar la contratación, algo básico a fin de que el presupuesto municipal se pueda ejecutar y que las cuentas del dos mil veintiuno puedan estar actuales desde enero de ese año”. El Plan de Choque incluye medidas de planificación, organización, capacitación, tecnológicas y de recursos humanos, con la integración de, por lo menos, 9 personas al servicio, excepcionalmente hasta su normalización. “Es lamentable el estado en el que nos hemos encontrado la administración. El plan de choque está repleto de compromisos específicos para solucionar las deficiencias heredadas y mudar la inercia en la administración. Nuestro gran objetivo es que Alcobendas tenga de nuevo una administración moderna, que dé contestación a los desafíos que la urbe necesita”, ha dicho Sánchez Sanguino.