Podemos seleccionar de manera libre al técnico que revise nuestra caldera mas ha de ser instalador autorizado por la DGI

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) notifica que los usuarios de gas canalizado tienen la obligación de pasar una inspección de la instalación de gas (incluyendo contador, cañerías y llaves) cada 5 años. Además de esto, deben comprobar su caldera (inferior a setenta kW) cada un par de años.

La compañía distribuidora del gas es quien se encarga de contactar con el consumidor 3 meses antes que concluya la valía de la precedente inspección. El consumidor puede seleccionar con quién efectuarla, mas, si pasado el plazo en el que debía tener la revisión hecha, la distribuidora de gas no ha recibido la documentación que acredite que se ha llevado a cabo, mandará a su personal para hacerla, y después va a cargar el importe del trabajo en la factura que recibe el consumidor en su residencia.

Para la revisión de la caldera, el consumidor puede asimismo escoger con libertad al técnico que le haga la revisión, mas siempre y en toda circunstancia debe ser un instalador autorizado por la Dirección General de Industria.

Las calderas de potencia superior a 70kW se examinan una vez por año. Los calentadores de hasta once litros de potencia inferior o bien igual a veinticuatro con cuatro kW, una vez cada 5 años. Las instalaciones térmicas de potencia superior a 70kW (instalaciones comunitarias, locales, residencias unifamiliares que dispongan de piscina térmica o bien spa), cada mes. La encargada es la compañía con la que la comunidad contrate el mantenimiento.

De cualquier forma, en el caso de duda, no deje jamás el paso a su residencia a alguien a quien no conozca y a quien no haya pedido un servicio. Para más información, se puede dirigir a la OMIC (c/ Libertad, seis), de forma presencial o bien a través del e mail [email protected]