El plan prevé un aumento del número de policías operativos en la calle -diez patrullas a lo largo del turno de mañana, doce en el turno de la tarde y cinco en el por la noche-, y la cooperación en labores precautorias y mantenimiento de la seguridad ciudadana de las unidades de Policía Nacional y los vigilantes privados.

La Policía Local de Alcobendas, en coordinación con la Policía Nacional y los servicios de vigilancia privada de las urbanizaciones y centros comerciales, garantizará la seguridad, el ejercicio de sus actividades rutinarias y la movilidad de los ciudadanos a lo largo de las próximas fiestas navideñas.

Con el fin de asegurar este propósito, la Policía Local ha desarrollado un Plan Integral de Seguridad para las próximas Navidades que se va a poner en marcha el catorce de diciembre y se alargará hasta el siete de enero de dos mil veinte. En este operativo participarán todas y cada una de las áreas y distritos del Cuerpo, con el objetivo de conseguir una convivencia segura a lo largo de las fiestas navideñas y ha sido presentado esta mañana en un acto conjunto con la Policía Local de San Sebastián de los Reyes y Policía Nacional.

El despliegue de los agentes locales transmitirá a los vecinos una sensación de calma y seguridad para efectuar sus actividades rutinarias con la más absoluta normalidad. Su presencia en las calles y espacios públicos o bien en acontecimientos como la Carrera San Silvestre o bien la Procesión de Reyes o bien las celebraciones de Nochebuena, Nochevieja y Reyes Magos producirá una seguridad tanto objetiva como subjetiva en los ciudadanos con el objetivo de que reine un entorno de festividad y convivencia, sin incidentes.

El vicealcalde de Alcobendas, Miguel Ángel Arranz, resalta el ahínco en interés de unas Navidades seguras: “Ponemos en la calla a ciento ochenta efectivos policiales a fin de que estas fiestas sean seguras, ya no solo a nivel de comercio, que asimismo, sino la movilidad de los vecinos sea conveniente para facilitar a las familias sus desplazamientos al pequeño comercio y a los centros comerciales o bien gozando de la oferta cultural y de ocio que ofrece el Municipio de Alcobendas para todos”.

El plan prevé un aumento del número de policías operativos en la calle -diez patrullas a lo largo del turno de mañana, doce en el turno de la tarde y cinco en el a la noche-, y la cooperación en labores precautorias y mantenimiento de la seguridad ciudadana de las unidades de Policía Nacional y los vigilantes privados al servicio de las Entidades de Conservación de ciertas urbanizaciones y de los que prestan servicio en los primordiales centros comerciales de la urbe. “Es esencial la coordinación entre las policías locales de los dos ayuntamientos y asimismo la cooperación que aporta Policía Nacional para conseguir unas Navidades ilusionantes y sosegadas, felices para todos” ha remarcado Aitor Retolaza, concejal de Seguridad Ciudadana de Alcobendas.

Las patrullas de policía de cercanía observarán en las primordiales calles comerciales y plazas, previniendo la comisión de hechos delictivos contra las personas y el patrimonio, eludiendo el hurto de regalos dentro de los automóviles, y garantizando la convivencia segura en los espacios públicos de Alcobendas.

Los policías locales contactarán con los responsables de los comercios con más infracciones penales, como joyerías, perfumerías, tiendas de telefonía móvil, informática y electrodomésticos, para prevenir actuaciones delictivas en ellas.

Este operativo prevé la realización de controles concretos de automóviles para eludir los latrocinios en domicilios y cuartos trasteros, como en establecimientos y también industriales del ayuntamiento.

En los locales de ocio se efectuarán inspecciones concretas a lo largo de la primera quincena de diciembre, controles que asimismo se van a poder efectuar a requerimiento de los ciudadanos cuando se advierta cualquier posible infracción. Los agentes observarán la seguridad de los establecimientos, el aforo y horarios de cierre, el consumo de alcohol en la vía pública o bien la venta en locales no autorizados y van a hacer compatible el reposo de los vecinos con el disfrute en las zonas de ocio.

La Policía Local efectuará una vigilancia concreta en el ambiente escolar el último día de clase, el veinte de diciembre, al lado de los agentes tutores de cada centro. Además se observarán los establecimientos y lugares frecuentados por menores, en especial dicho día, para prevenir la venta de tabaco y el posible consumo de alcohol y drogas, y la venta y utilización de productos pirotécnicos.

Para asegurar la movilidad en la urbe, se controlará la doble fila y otras infracciones que dismuyen la capacidad de las vías públicas, se acrecentará la fluidez en ciertos cruces con agentes en exactamente los mismos y se cooperará con los servicios de vigilancia de las grandes superficies en las entradas y salidas de sus parking.

Los agentes proseguirán con los controles precautorios de alcoholemia y substancias estupefacientes en la urbe, en especial en zonas de ocio, y controlarán la velocidad de los automóviles a través de el vehículo radar. El plan prevé un plan concreto de protección del viandante, en especial en las calles de mayor afluencia de personas y automóviles, priorizando al peatón sobre el vehículo. El jefe de la Policía Local, Antonio Pardo, ha asegurado que el cuarenta por ciento de los mil cuatrocientos controles de alcoholemia y quinientos de drogas que se efectúan por año, se realizan en esta campaña de Navidades.