La pasada semana se reinició el baldeo nocturno de las calles, una medida de limpieza que se suspendió a lo largo de los meses de diciembre, enero y febrero por las bajas temperaturas nocturnas y el peligro de que apareciesen placas de hielo sobre las aceras.
El martes veintiseis de febrero empezó a operar un primer equipo con 2 obreros y un camión cisterna en las calles del Distrito Centro. Y el viernes 1 de marzo se unirá un segundo equipo con otro camión cisterna y otro equipo de baldeo manual, listo para actuar en sus calles más angostas de lunes a sábado.
Con este servicio, se baldearán ciertas calles del Distrito Centro hasta un par de veces a la semana, y el resto de sus viales y el Distrito Norte, una vez a la semana, suprimiendo máculas y olores de las aceras.
Este baldeo nocturno está previsto desde el mes de marzo hasta noviembre; sin embargo, podría suspenderse si a lo largo de estos meses estuviesen previstas temperaturas bajísimas y, por consiguiente, la aparición de placas de hielo.

Tres equipos de ‘hidrolimpieza’
Este servicio de baldeo se complementa con el trabajo que efectúan 3 equipos de hidrolimpieza a lo largo del día, primordialmente en aceras y también islas ecológicas en toda la urbe. Con agua caliente o bien fría a presión, conforme los casos, y jabón, se dedican a quitar las máculas más resistentes de ciertas calles y a sostener en buen estado los contenedores para la recogida selectiva de restos.
Uno de estos equipos trabaja de lunes a domingo; otro, de lunes a sábado, y el tercero, todos los martes y domingos